Pros y contras de Bombillas Fluorescentes Compactas

October 11

Una lámpara fluorescente compacta (CFL) es un tipo de bombilla que envía una corriente eléctrica a través de un tubo relleno con argón, fósforo y vapor de mercurio. Estas bombillas son una gran mejora sobre las bombillas incandescentes; sin embargo, no son perfectos.

Ahorros de energía

Las bombillas utilizan 75 por ciento menos energía que las bombillas incandescentes (véase la referencia 1). El uso de bombillas de bajo consumo puede ahorrar significativamente su factura de energía.

Luz y sonido de calidad

Las lámparas fluorescentes compactas de más edad emiten un sonido de zumbido y una luz fría, desagradable. Los nuevos modelos han eliminado el ruido y tienen un tono más "caliente", ya que vienen en varios tamaños y estilos para adaptarse a cualquier toma de corriente o accesorio (véase la referencia 1).

El mercurio y la contaminación

Las bombillas CFL contienen vapor de mercurio, que es tóxico. Sin embargo, las centrales de carbón emiten mercurio, ya que crean energía. Así el ahorro de energía de las lámparas fluorescentes compactas en realidad como resultado una reducción de mercurio en la atmósfera (véase la referencia 3 a continuación). Una sola bombilla CFL también reducirá el CO2 en la atmósfera por una media tonelada durante su vida útil (ver referencia 2).

Sensibilidad

Las bombillas son sensibles a las temperaturas extremas y los elementos, por lo que deben ser protegidos para garantizar una larga vida útil (ver referencia 1).

mueve de un tirón rápido

Las bombillas fluorescentes compactas consumen más energía inmediatamente después de ser activado, por lo que para obtener los mejores ahorros de energía, que se debe dejar actuar durante 15 minutos o más (ver referencia 1).