Cómo cosechar Stevia

June 10

La stevia es una hierba que se cultiva por su sabor dulce que se obtiene a partir de una sustancia denominada esteviósido. Es originaria de Sudáfrica, pero se puede cultivar en otros climas templados también. En los últimos años, la planta se ha utilizado como un sustituto de azúcar aunque para conseguir el mismo nivel de dulzor de las hojas deben ser refinados. La planta Stevia es bastante simple crecer, ya que es una planta resistente a las enfermedades que se desarrolla en granjas, así como también en jardines.

Instrucciones

1 Espere hasta finales de otoño o principios de invierno para la cosecha de las hojas de stevia. Fresco, pero no frío, las temperaturas mejoran la dulzura de las hojas para dejarlos en el suelo hasta que justo antes de la primera helada. Incluso puede cubrirlos con mantas heladas por la noche para extender la temporada de crecimiento de una a dos semanas.

2 Corte cada planta de stevia de 4 pulgadas sobre el suelo utilizando tijeras de podar. Coloque los tallos en una cesta u otro objeto que no aplastar las hojas. Caminar a lo largo de la fila de la stevia y la cosecha de las plantas restantes de la misma manera.

3 Tome uno de los tallos cortados y agarrar una hoja entre los dedos. Caer la hoja, donde se une al tallo y coloque la hoja en un tazón grande.

4 Use tijeras de podar o tijeras afiladas para cortar la más alta de 1/2 pulgada del tallo y lo colocan con las hojas eliminadas.

5. Colocar una pantalla de la ventana en un lugar soleado al aire libre que recibe una buena circulación de aire. Colocar las hojas y las puntas de los tallos en una sola capa en la pantalla de la ventana y sentar una segunda pantalla de la ventana en la parte superior de la misma.

6 Deje que las hojas permanezcan fuera durante aproximadamente 12 horas para que se seque.

Consejos y advertencias

  • plantas de stevia producen generalmente durante tres años antes de que deban ser cultivaban bajo y reemplazadas con nuevas plantas.
  • Una vez seco, aplastar su permiso estevia seca con la mano o con un molinillo de café o de hierbas para liberar su dulzura, de acuerdo con la ecología del cuerpo.