Control de la erosión con las hierbas y plantas

May 10

Control de la erosión con las hierbas y plantas


Un problema importante es la erosión de jardinería, sobre todo en zonas con pendientes pronunciadas o suelos densos con mal drenaje. La elección de las plantas de paisaje correctos para las áreas propensas a la erosión reduce o elimina el problema. La ubicación específica dicta que las plantas son las mejores opciones de control de la erosión.

Evaluando

Comprender el área a ser ajardinado. Mira los patrones de drenaje, donde el agua se escurre y la rapidez con la planta absorbe la precipitación. Prestar atención a la pendiente del terreno, cómo afecta la pendiente se escurra y cómo el mantenimiento del paisaje será difícil. Examine el tipo de suelo. Los suelos arenosos drenan rápidamente, pero pueden estar sueltos y susceptibles a la erosión. Arcilla no drena bien y puede conducir a una mayor escorrentía. El tipo de suelo es un factor importante en la elección de las plantas del jardín.

Hierba del césped

la hierba del césped es un efectivo control de la erosión si la hierba se mantiene correctamente. El sistema de raíces denso bloquea las capas superiores de suelo juntos. Un área de césped absorbe una cantidad significativa de la precipitación y reduce la escorrentía. Turf que no se dethatched regularmente no es un método eficaz de control de erosión. Paja actúa como una barrera que evita que la tierra absorba la precipitación y la escorrentía es significativo. El mantenimiento del césped en pendientes pronunciadas es difícil.

La plantación mixta

Una plantación mixta de varios tipos de plantas es una mejor solución para el control de la erosión de césped. plantas y hierbas más pequeñas tienen sistemas de raíces poco profundas, mientras que los árboles y arbustos más grandes tienen raíces que alcanzan más profundo. Esta variedad de profundidades de raíz une las capas del suelo y les permite resistir más fácilmente la erosión.

Plantas autóctonas

Plantar un área propensa a la erosión con plantas nativas. Las plantas nativas están bien adaptadas a los suelos locales y los patrones de precipitación, y rápidamente se establecen y son propensos a permanecer saludable. Las plantas nativas también requieren menos mantenimiento que las especies exóticas. El también requieren menos riego, reduciendo así las posibilidades de erosión.