Cómo limpiar hollín de una chimenea de ladrillo

April 30

Cómo limpiar hollín de una chimenea de ladrillo


Con la chimenea no sólo sirve como una fuente de calor funcional, sino también como una decoración añadido a un hogar, manchas negras causadas por el hollín pueden ser desagradables a la vista. Las manchas pueden dejar una mancha negro siniestro en el ladrillo, pero afortunadamente no es tan permanente como parece. Hay varias maneras muy efectivas para eliminar el hollín de ladrillo.

Instrucciones

1 Pulse plastilina o algún otro tipo de masa de moldeo de los niños en el hollín y simplemente levantar la basura. Si la mancha es pequeña, este es probablemente el método más fácil. Asegúrese de usar la pasta de color claro y tenga cuidado si el ladrillo es mayor no se aleje partes del ladrillo y daña la chimenea.

2 Mezcle la sal en un fuego que ya estaba ardiendo. Unas cucharaditas de sal ayudarán al fuego a su vez las manchas de hollín a fumar y moverlos fuera el ladrillo y la derecha por la chimenea.

3 Mezclar amanecer jabón para lavar platos y agua caliente. Aplicar esto a la mancha y deje reposar durante un minuto o dos. Use un cepillo para quitar la mancha, enjuague y deje que se seque. Repetir si es necesario.

4 Combine 1 oz de sal, 1 oz. de detergente y agua hasta obtener una pasta. Aplicar esto a la zona manchada y retirar con un cepillo de alambre rígido cuando está seco.

Consejos y advertencias

  • Usted puede comprar varios productos de limpieza en el mercado que pueden hacer lo mismo. Ladrillo De nuevo, Quick 'n Brite y cualquier limpiador de hornos ayudarán a eliminar una mancha de hollín, si no te importa los productos químicos. Asegúrese de leer y seguir las instrucciones cuidadosamente para cada producto.
  • Puede ser una buena idea para probar la durabilidad de los ladrillos antes de participar en el lavado vigoroso. ladrillo de más edad puede desmoronarse, a fin de tratar el método elegido en un área pequeña y ver cómo se sostiene. Es posible que tenga que ajustar su método de limpieza de acuerdo con la estabilidad del ladrillo a fin de no dañar su chimenea.